Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

Noticias Segemento Privilegio

 Editor de contenido ‭[1]‬

​​

Artículos de interés - Privilegio​​

​​​

julio 13
Una buena planeación financiera debe contemplar la protección
  • Para una familia, la prioridad es disfrutar la vida teniendo una vida íntegra, plena y llena de alegría.

Al formar una familia, la principal ilusión es la de brindar a los seres queridos un bienestar con dignidad y con felicidad.

Esto significa tener con ellos compromisos morales como dar amor, entregar los alimentos, un techo digno, salud, el vestuario, la diversión y tal vez lo más importante, su protección.

Estos compromisos dependen de que estemos en este mundo gozando de una buena salud, y un trabajo que nos permita hacerlo.

Los deseos de la familia, el negocio, un bien, una inversión, la jubilación o un sueño o proyecto a futuro, e inclusive el mantener una buena calidad de vida, pueden conseguirse con un ahorro; la planeación financiera ayuda a priorizar estos objetivos y establecer un plan para que a través del ahorro y/o la inversión la persona y su familia lo puedan lograr.

¿Pero, qué pasa si estos planes se ven afectados interrumpidos por una eventualidad? ¿Cómo podemos proteger a la familia si no gozamos de buena salud o fallecemos? Además de luchar por ellos y crear un plan para obtenerlos, es importante pensar en buscar mecanismos por medio de los cuales se puedan combinar el ahorro y la protección ante cualquier eventualidad.

Para ello, es importante contar con un seguro de vida, más aún si somos el pilar de la familia y las deudas aún se siguen pagando, o tenemos hijos menores o personas a nuestro cargo que no puedan valerse por sí mismas.

Para eso se contrata un seguro. Para que en el momento en que faltemos, éste pueda entrar a remplazar el pago de las obligaciones contraídas anteriormente.

La decisión de qué tipo de seguro de vida conviene contratar depende de las necesidades económicas y del monto de prima que estemos en capacidad de pagar. Una persona que tiene hijos con alguna discapacidad, que no pueden generar ingresos por sí mismos, probablemente requiera protección de por vida y con una suma asegurada alta. Las personas que tienen el buen hábito de ahorrar para su retiro y tienen hijos con amplias posibilidades de desarrollo seguramente requerirán sólo de un seguro temporal.

Comentarios

No hay comentarios sobre esta entrada de blog.