Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

Noticias Segemento Finanzas Personales

 Editor de contenido ‭[1]‬

​​

Artículos de interés - Finanzas Personales​​

​​

septiembre 21
Caprichos vs. Necesidades

Fuente: Old Mutual


Las compras caprichosas o “gusticos”, como gustan de hacerse llamar, sirven como recompensas o auto-regalos por hacer algo bien, además alegran y sirven para subir el ánimo, de eso no cabe duda, pero muchas veces esos detalles se convierten en deudas o comienzan a reducir el presupuesto destinado para las prioridades.

Una buena planeación financiera incluye saber gastar el dinero más allá de los gastos mensuales obligatorios (vivienda, servicios públicos, alimentación, salud, transporte, créditos y ahorro), por eso usted debe reconocer cuándo una compra es un simple capricho que afecta sus finanzas o es una compra realmente importante.

¿Voy a usar ese producto?
Parece una pregunta trivial, pero en muchos casos es una cuestión muy importante que se pasa por alto. Puede ser un par de zapatos en oferta, un pantalón con un descuento genial, la suscripción al sitio de Internet de moda, el accesorio del carro del que todos hablan o el dispositivo más reciente de la marca, pero todos tienen en común que a veces se compra por impulso y no por verdadera utilidad. No es rentable ni útil comprar el juguete de moda si va a quedar archivado en un mueble o sólo se van a aprovechar unas pocas funciones. Si no lo va a usar, no lo compre.

¿Ya tengo uno o suficientes de ellos?
¿De verdad vale la pena tener otro par de zapatos cuando tengo 10, y de esos hay 3 que nunca uso? ¿De verdad vale la pena cambiar mi celular que funciona perfectamente y es ideal para todas mis necesidades? ¿No tengo lugar para otro adorno en la casa? ¿No tengo tiempo para jugar otro juego pero quiero este? Esta pregunta ayuda a pensar objetivamente en la utilidad de la compra, si no cumple ninguna función o aporta algo, es mejor no comprarlo.

¿Tengo que usar el dinero para algo prioritario?
Las prioridades no pueden ser aplazadas, ni siquiera ante la promoción más llamativa. Al ocupar el dinero destinado para los gastos importantes en caprichos nace la deuda, la deuda de este mes aumentará en la próxima oferta y la deuda sigue aumentando. Nunca, bajo ninguna circunstancia, se debe gastar el dinero destinado para los gastos básicos.

¿Tengo que endeudarme para comprarlo?
Si para poder adquirir este producto se tiene que usar la tarjeta de crédito porque el efectivo no es suficiente, o se debe pedir un crédito que requiere mucho tiempo para pagarse, quizá no vale la pena comprarlo. Es mejor ahorrar un tiempo para comprarlo en efectivo o usar ese dinero en algo más útil.

¿Puedo conseguirlo más económico en otro lugar o momento? ¿Puedo reemplazarlo con otro producto similar?
Si un producto o servicio se puede adquirir en un lugar más económico, si se puede esperar un tiempo para conseguirlo rebajado, o si otro similar pero más barato cumple su función, es mejor ir a ese lugar, esperar ese tiempo o usar ese similar y evitar un gasto innecesario.

¿Lo compro para mí o para que me vean con él?
Una duda muy importante. La moda, la publicidad y la presión social pueden influir de forma muy fuerte en las decisiones de compra, por eso vale la pena preguntarse si ese celular nuevo sí es útil o si sólo se quiere hacer parte de una tendencia. Hay casos en los cuales el producto ni siquiera es del gusto del comprador, pero tenerlo puede hacerlo sentir parte de un grupo.

¿De verdad lo necesito o estoy encontrando motivos para creer que lo necesito?
Esta última pregunta es la más importante. La gente tiende a sustentar sus compras caprichosas disfrazándolas de necesidades, inventan motivos para justificar las compras impulsivas y nacen frases del tipo “esto me ayudará a hacer mejor el trabajo”, “no tenía una blusa que combinara tan bien con esa falda”, “es el accesorio que me permitirá hacer cosas que no podía hacer antes”, o “en una ocasión no pude hacer una cosa como quería por no contar con esto”. Estas excusas terminan ganándole la pelea a los argumentos reales y evolucionan en compras caprichosas.

septiembre 01
Consejos prácticos para crear una disciplina de ahorro

  • Tenga siempre presente el propósito de su ahorro, esto le ayudará a posponer algunos gastos innecesarios por la consecución de lo que usted mismo definió como prioridades.
  • Cree un fondo de emergencia por el equivalente a 6 meses de ingresos. Este es el único fondo del cual usted debe retirar dinero cuando se le presente una emergencia. Un buen instrumento para guardar este dinero es un fondo común ordinario.
  • En la medida que haya ido liberando sus deudas, destine este mismo dinero para ahorro.
  • Cree un rubro en su presupuesto con el nombre de ahorro, en lo posible no debe ser inferior al 10% de sus ingresos.

¿Cómo determinar un monto de ahorro adecuado?

Determinar cuánto se recibe y en qué se gasta es definitivo para saber cuál es el excedente del que se puede disponer para ahorrar. Para realizar este presupuesto, es necesario realizar una lista con el mayor nivel de detalle sobre los gastos que se tienen usualmente en un mes y comparar el total de gastos con los ingresos recibidos, esto revelará si está dentro de sus medios, un excedente para ahorrar e invertir, o si está gastando más de lo que genera.

Después de conocer el monto que se tiene disponible, se debe determinar cuál es el porcentaje que se está dispuesto a ahorrar. Si por el contrario, se encontró que los ingresos actuales, son iguales o menores a los egresos y por esto no se está ahorrando, se debe empezar a estudiar detenidamente los gastos y se encontrará que algunos de ellos se pueden reducir o eliminar sin que por ello su vida vaya a cambiar en forma drástica.

Por lo general se recomienda que lo que se disponga para el ahorro sea entre el 10% y el 20% de los ingresos, pero más importante que el monto del ahorro, es la disciplina con la que este ahorro se hace. Esta conducta es más fácil mantenerla, si se le pone nombre propio al ahorro, ya que tener presente el propósito para el cual se está ahorrando, motiva al ahorrador.

agosto 16
Entrar en la era de las finanzas personales

  • Adquirir una cultura de planeación es un hecho significativo para la vida, crear un capital a partir del ahorro es la clave para una futura seguridad financiera.

Muchos piensan que las finanzas personales están destinadas a un sector privilegiado de la población, pero esa premisa está lejos de ser verdad pues destinar dinero para diferentes gastos es una acción que todos realizamos sin importar nuestro ingreso.

La idea, a medida que avanzamos en nuestra vida laboral, es crear un capital. Con ese capital es recomendable escoger adecuadamente las mejores soluciones de inversión para destinarlo al cumplimiento de objetivos: educar a los hijos, adquirir vivienda, el viaje soñado o una vejez con independencia económica. Esto significa entrar en la era de las finanzas personales.

Es usted de las personas que piensa:

  • Si vivo al día con mis gastos, ¿cómo puedo ahorrar?
  • Ahorrar es cosa de personas pudientes, por ahora yo no puedo, en el futuro cuando gane más lo haré…
  • ¿Llevar un presupuesto? Esto es complicado y no me permitirá darme gustos…

Estas son excusas que lo alejan de un futuro sólido. La planeación financiera trata de organizar el capital para ceder un poco hoy y así lograr un mejor mañana. Adquirir disciplina a partir de pequeños cambios, con el tiempo, le representará un impacto positivo para usted y su familia.

Consejos para ahorrar y tener una disciplina financiera:

Diagnostique su situación financiera actual

  • Establezca objetivos de vida claros, basándose en las prioridades.
  • Realice un análisis que le permita identificar sus ingresos; luego clasifíquelos en fijos y variables.

Desarrolle un presupuesto

  • Elabore una lista con los gastos fijos (créditos, servicios, mercado, artículos para la casa, educación, etc.) y una lista con sus gastos variables (viajes, comida, entretenimiento).
  • La lista debe incluir todos los gastos del año, con el fin de tener mayor control sobre ellos.
  • Al finalizar cada mes dedique un tiempo prudente para analizar sus gastos.

Disminuya su nivel de endeudamiento

Endeudarse es una alternativa viable cuando se está adquiriendo una inversión, entendiéndose como inversión un “activo” que le representará ingresos futuros

  • Haga un listado de las tarjetas de crédito que tiene.
  • Investigue las tasas de interés que está pagando por cada una de ellas.
  • Elimine las tarjetas con intereses más altos.
  • Solo utilice las tarjetas en casos de emergencias o viajes.

Genere una disciplina de ahorro

  • Cree un fondo de emergencia proporcional a seis meses de ingresos, del cual solo podrá retirar dinero en caso de emergencia.
  • Cree un rubro en su presupuesto y destine el 10% de sus ingresos.
  • A medida que disminuyan las deudas, reserve el dinero sobrante para aumentar su ahorro.

Busque asesoría especializada

  • En este punto usted ya creó conciencia sobre la importancia de tener hábitos de ahorro y es fundamental contar con las herramientas y la asesoría idónea para generar un plan de inversión y optimizar los recursos.
  • Asegure su capital y busque un asesor financiero con experiencia y conocimiento del entorno local y global.
  • Establezca acuerdos de trabajo en los que se definan y deleguen responsabilidades para alcanzar los objetivos.

Una buena planeación financiera se basa en desarrollar una disciplina que le asegure una creación de capital y hacerlo crecer con el tiempo para cumplir sus sueños y los de su familia.

julio 13
¿Qué será mejor, invertir el dinero o adquirir un seguro educativo?

Por Clara Inés Guzmán,
Llíder Programa Bienestar Financiero Old Mutual

Esta puede ser una pregunta muy frecuente entre los padres de familia; asegurar la educación de los hijos se ha convertido en un reto de las familias. Cada día es más incierto el panorama financiero por lo que tratamos de buscar la mejor opción para garantizarles que por lo menos sean profesionales.

El tema es tan personalizado como elegir el mejor colegio, no todos los jóvenes se comportan igual, ni tienen los mismo objetivos de vida, por lo que se debe revisar cuidadosamente cuál será la opción que le permitirá apoyarlos en el cumplimiento de sus objetivos.

El primer paso es revisar su actual situación y cómo comenzar hacer una planeación que le permita estar preparado para esos momentos o hitos en el proceso de crecimiento y desarrollo de sus hijos.

Existen distintos mecanismos de inversión en educación, dependiendo del perfil del inversionista, sus preferencias y necesidades. Uno de los perfiles es el ahorrador disciplinado, que a partir de una meta claramente establecida de educación, administra su capital y aporta periódicamente un monto determinado, en busca de su objetivo mientras logra obtener rentabilidad. Otro mecanismo es el semejante a un prepago, en el cual la persona garantiza desde hoy la educación del mañana.

Si usted hoy no cuenta con el capital requerido para adquirir algún mecanismo que le de tranquilidad y garantice la universidad de su hijo, debe buscar opciones que le permitan construir paso a paso con el tiempo el capital para este objetivo.

Ahora bien, es usted de los afortunados que hoy cuenta con el dinero y está pensando cuál puede ser la mejor decisión ya sea comprar un seguro que pagará la universidad en unos años, buscar otros mecanismos de ahorro e inversión que le garantice contar con el capital en el momento en que su hijo llegue a la universidad, es decir invertir el capital de la educación apostándole a una rentabilidad en el futuro y obviamente con un objetivo claramente definido.

Para dar respuesta a la pregunta de cuál puede ser la mejor opción analizaremos los siguientes puntos:

  1. Tolerancia al riesgo.
  2. Tiempo con el que cuenta para hacer uso del dinero.
  3. Objetivo de la inversión o ahorro.

  • Es importante conocer que perfil de inversionista es usted, una persona que le gusta arriesgar un poco en busca de mayores rentabilidades?, tiene la capacidad de soportar momentos de bajas en el mercado porque sabe que el tiempo es su mejor aliado?, está usted bien asesorado?, ya que es una apuesta importante, lo que está en juego es la educación de su hijo.

  • Y en este caso particular recuerde que este es un tema de familia, en el que las partes deben estar de acuerdo y sentirse cómodas.

    Los seguros educativos y otros mecanismos como los planes de ahorro con seguro son más conservadores y pueden darle mayor tranquilidad, quizá sacrificando rentabilidad pero arriesgando menos.

  • Tiempo con el que cuenta para hacer uso del dinero.

  • ¿Cuenta en el momento de hacer la inversión con el tiempo necesario (largo o mediano plazo) para obtener la rentabilidad esperada que le ayudará a cubrir los costos de la universidad?, recuerde que el mejor aliado de la renta variable es el tiempo. Y está dispuesto a soportar durante el tiempo las volatilidades que pueda tener el mercado.

    Pero si usted y su pareja son de los que piensan que más vale la estabilidad y prefieren no ganar tanto pero protegerse de posibles pérdidas o bajas del mercado en cualquier momento, no soportaría ver que está perdiendo capital y mucho menos cuando se trata de la educación de sus hijos, pues su apuesta debe ser más conservadora, quizá un mecanismo que tenga una rentabilidad conservadora o moderada, que esté menos expuesta, y no necesariamente tiene que ser un seguro que no le representa rentabilidad, los mecanismos de ahorro con seguro le ofrecen la tranquilidad de no asumir altos riesgos, rentabilidad conservadora y un seguro que garantice que en caso de un imprevisto sus hijos podrán cumplir con el objetivos de ser profesionales.

  • Objetivo del Ahorro:

  • Otro aspecto importante a la hora de tomar esta decisió es, el interés de su hijo en continuar o no con una carrera universitaria, , el no querer ir a la universidad o estudiar alguna carrera cuya formación no esté incluida en el seguro, o si decide ir a estudiar por fuera del país. En el caso de haber adquirido un seguro de estudio podría perder la inversión o pagar penalidades.

    Este riesgo no lo corre en el caso de hacer una inversión de libre disponibilidad, si su hijo decide tomar otro rumbo, usted podrá disponer del dinero sin problemas. Igualmente corre el riesgo de que se presente cualquier eventualidad y sea usted quien decida cambiar el destino del ahorro.

    En conclusión a la hora de escoger la mejor opción, asegúrese de evaluar su situación personal, no a todos les funciona lo mismo y es mejor estar tranquilo con la decisión tomada.

    Destinar un dinero para el ahorro cuyo propósito sea la educación de su hijo, y asesorarse de un experto, puede significar una gran capitalización de sus contribuciones. Invertir en educación siempre traerá importantes retornos además de asegurar el bienestar de las próximas generaciones.

    Tenga en cuenta que el mercado financiero hoy tiene muchas opciones las cuales puede revisar y elegir la que se ajusta a su personalidad financiera.

junio 08
Construya sus sueños de la mano de un experto en finanzas

Habitualmente, un colombiano promedio empieza su vida financiera con una cuenta de ahorros, amparada por sus padres. Luego, al finalizar sus estudios y ubicarse laboralmente recibe su primer sueldo, acontecimiento memorable porque siempre recordará en qué gastó ese dinero; más adelante llegan las obligaciones y sus ingresos empiezan a verse comprometidos con gastos fijos, impuestos y deudas, que poco a poco copan su vida financiera y nublan el panorama de las metas que pretendía alcanzar.

Habitualmente, un colombiano promedio empieza su vida financiera con una cuenta de ahorros, amparada por sus padres. Luego, al finalizar sus estudios y ubicarse laboralmente recibe su primer sueldo, acontecimiento memorable porque siempre recordará en qué gastó ese dinero; más adelante llegan las obligaciones y sus ingresos empiezan a verse comprometidos con gastos fijos, impuestos y deudas, que poco a poco copan su vida financiera y nublan el panorama de las metas que pretendía alcanzar.

¿Cómo mantenerse en el camino de lo soñado y al mismo tiempo cumplir sus obligaciones? Invertir en el mercado de capitales, con el riesgo de la inexperiencia, puede ser una opción; un mejor camino sería asesorarse de un experto en el tema. Según Eduardo Duque Dubón, Vicepresidente de Distribución y Ventas de Old Mutual “Un experto en el tema es un conocedor del mundo financiero que aconseja a sus clientes sobre la mejor manera de ahorrar, invertir y hacer crecer su dinero. Él puede ayudarle a alcanzar metas financieras específicas, tales como adquirir vivienda, realizar un viaje, tomarse un año sabático y, por supuesto, planificar un buen retiro en términos económicos”. Básicamente, este tipo de experto da dirección y sentido a sus decisiones financieras. Le permite entender la forma como cada decisión que toma afecta las demás áreas de su capital. Por ejemplo, comprar un determinado producto de inversión puede llevarle a pagar más rápido su hipoteca, pero podría aplazar significativamente la fecha de su jubilación. Analiza cada decisión financiera como parte de un todo y le permite visualizar el efecto que tienen estas decisiones en sus objetivos de vida, a corto y a largo plazo.

Los colombianos cada vez tienen más cultura de ahorro gracias a los esfuerzos del gobierno y de entidades como Asobancaria y la Superintendencia Financiera; sin embargo, los ahorros e inversiones siguen enfocados principalmente en las tradicionales cuentas de ahorro y CDT, a pesar de los bajos rendimientos ofrecidos actualmente por estos productos. El experto en estrategias financieras busca aportar un conocimiento para que las inversiones de sus clientes se diversifiquen estratégicamente y tengan el potencial de buscar una mayor rentabilidad.

Planear no es solo para la vejez. Es común pensar que el servicio de un experto en temas financieros se orienta solo a construir un capital para el retiro, pero esta apreciación resulta completamente falsa. Estas personas, los asesores financieros (Financial Planners) son aliados en la construcción de objetivos, mostrando los escalones que se deben superar para cumplirlos financieramente; no son necesariamente profesionales que venden un producto ni ofrecen inversiones transaccionales, sino que al entender el momento de la vida por el que está pasando su cliente, lo apoyan en el conocimiento necesario para invertir en lo más recomendable para él.

mayo 13
Instrucciones para hacer un presupuesto familiar

Fuente: Old Mutual Colombia


Un presupuesto familiar es un documento donde se tiene el registro de los ingresos y egresos en la casa. Esto permite planear los gastos, cumplir las obligaciones, compras, establecer metas y determinar un ahorro mensual.

Este presupuesto, además de servir como planeador de finanzas, también sirve para adquirir mayor responsabilidad sobre el dinero, mejorar la comunicación sobre asuntos económicos y enseñar a los más pequeños de la casa sobre la importancia del ahorro, la función del dinero y la definición de metas y objetivos.

Para hacer un presupuesto familiar se requieren unos pocos pasos que explicaremos a continuación:

Tener un documento donde registrar todo

Puede ser un cuaderno, un archivo de computador o incluso una aplicación para celular, pero es importante que todos los miembros de la familia puedan acceder a la información que allí está. Este documento debe reunir toda la información de ingresos y egresos, así como las metas fijadas por la familia.

Una buena idea es que todos puedan ver la información, pero sólo cuando toda la familia esté reunida se puedan escribir nuevos datos.

Identificar y registrar los ingresos

En el presupuesto se debe escribir toda la información de los ingresos fijos de la familia como sueldos, pensiones o rentas, también los ingresos ocasionales como comisiones, regalos, premios, intereses y similares. Esto permitirá saber de cuánto es el ingreso total cada mes y poder hacer las cuentas basándose en esta cifra.

La información debe ser verídica y no se deben esconder datos del resto de la familia, esto generará desconfianza y conflictos. La familia es un equipo donde todos ganan si trabajan juntos.

Identificar y registrar los egresos

Hay dos tipos de gastos, los obligatorios o prioritarios como vivienda, alimentación, salud, educación, transporte, seguros, impuestos, servicios públicos, mascotas, ahorro y deudas adquiridas; y los gastos opcionales u ocasionales como ocio, regalos, recreación, viajes, lujos y vestuario.

Esto permite ver cuántos gastos prioritarios hay, descontarlos de los ingresos y sobre el dinero restante evaluar si se puede usar para algún gasto opcional o si es mejor ahorrarlo y usarlo después.

Hacer un balance

Si los ingresos son menores a los egresos se presenta un déficit, es decir, la familia tiene más obligaciones que dinero disponible, por lo que se deben hacer recortes en los gastos. Lo primero es recortar la mayor cantidad de gastos opcionales, luego ver si es posible reducir los gastos prioritarios como hacer un mercado más pequeño, gastar menos en transporte o ahorrar para reducir el costo de los servicios. Sea como sea, nunca se deben superponer los gastos opcionales a los prioritarios.

Si la familia tiene más ingresos que gastos, se dice que hay un balance positivo y este dinero restante puede usarse para adquirir algún lujo o, incluso mejor, ahorrarlo para invertirlo luego en vacaciones o una ocasión especial.

abril 22
Ahorrar exitosamente

En el mundo de hoy, todos buscamos tener éxito, y contar con suficiente dinero es parte de ello. Sin embargo, pocos de nosotros nacimos millonarios, entonces necesitamos ahorrar para lograr ese éxito anhelado.

Para ello, hay que preguntarse:

¿Sabe lo que quiere? La parte más crítica de un plan de ahorros a largo plazo es entender para qué se estás ahorrando. Entre más clara sea la imagen que tenga para sus metas a largo plazo, más fácil será tomar las decisiones diarias que van a afectar su éxito.

¿Está comprometido con obtener lo que quiere? Una vez sabes lo que quiere, es el momento de empezar a ahorrar dinero para obtenerlo. Tomar el dinero en efectivo y colocarlo en una inversión a largo plazo puede ser difícil, especialmente si significa invertir dinero que hubieras gastado en otras cosas que disfruta. Si se siente restringido, trate de cambiar su actitud. Al decir “no” ahora, le está dando un “si” a algo mejor y más grande en el futuro.

¿Sabía que puede ser divertido ver crecer su dinero? Ahorrar el dinero que tanto trabajo le costó ganar y verlo crecer puede ser una buena fuente de motivación. El poder del interés compuesto hará que sus esfuerzos valgan la pena. Recuerde que entre más temprano comience, más tiempo tienen sus inversiones para multiplicarse.

¿Le puede sumar más a sus ahorros? Si regularmente le agrega efectivo (cada mes, por ejemplo) al monto inicial, sus ahorros van a crecer mucho más rápido porque van a recibir una inyección de capital regular, y no sólo van a depender del interés compuesto que acumule tu monto inicial para poder crecer. Si asciende en su trabajo, por ejemplo, trate de guardar ese dinero adicional que recibe cada mes antes de entrar a depender de ese ingreso extra para poder pagar sus cuentas.

¿Alguna vez se premia a sí mismo? Ahorrar es menos divertido si no se da un premio ocasionalmente; planee darse uno de vez en cuando. Salga de paseo con su familia, cómprese el juguete que loe tiene antojado o salga a divertirse. Luego continúa firme con su plan hacia su siguiente meta de ahorro.

PRIORICE

El secreto para alcanzar sus metas (financieras y demás) es priorizar lo que es más importante para usted.

Decida cuál será la mejor manera de lograr sus metas: ¿gasta el dinero hoy en un par de zapatos, o ahorra dinero para sus vacaciones soñadas y así un día se podrá comprar un par de zapatos en Italia…? Lo mismo aplica a la hora de perder peso. Necesita priorizar a ver si esa barra de chocolate ahora va con su plan a largo plazo o si se abstiene y llega más rápido a su meta.

POR LO LARGO Y POR LO CORTO

Las metas financieras se deberían establecer para el corto, el mediano y el largo plazo.

Algunas metas, como la jubilación, son metas a largo plazo y le tiene que trabajar desde el momento que empieza a ganar un salario hasta el día en que se jubile. Una meta de mediano plazo puede ser, por ejemplo, trabajar para llegar a un nivel financiero en el cual no sólo cumple con su presupuesto, sino que también tiene disponible los fondos suficientes para ahorrar dinero adicional para su jubilación, o para ayudarle financieramente a los miembros de su familia sin afectar negativamente su estilo de vida. Una meta de ahorro a corto plazo puede ser tan simple como ahorrar suficiente dinero como para no tener que hacer ninguna compra con tarjetas de crédito, o recurrir a la deuda porque no tiene un fondo de emergencia con el cual financiar el reparo de su vehículo.

marzo 03
El negocio de la vida es el ahorro

El ahorro a largo plazo es una decisión que de ser tomada a temprana edad y, con disciplina, ofrece los mejores rendimientos que alguien pueda esperar, como: alcanzar grandes objetivos y una buena calidad de vida.

Tranquilidad, seguridad, posibilidades de inversión y un retiro tranquilo, son objetivos que cualquier persona quisiera conseguir; se trata de metas que con organización y disciplina son totalmente posibles.

La manera de conseguirlas, es escoger el ahorro como una política de vida, el cual se debe entender como el camino que una persona disciplinada y con metas claras recorre para ser compensada por una acumulación de capital en el tiempo. El tiempo es quizá, el factor clave que mejor podría definir las alternativas que ofrecen mayores retornos. El largo plazo es una de las formas de poder obtener intereses y permitir que éstos a su vez ganen intereses sobres sí mismos. Al final del ejercicio, el resultado es un capital más rendimientos acumulados en el tiempo.

Las posibilidades para las personas que terminan su vida laboral son diversas, debido a que en este momento es cuando más libertad se tiene, sí las finanzas así lo permiten. Libertad en el retiro significa poder disfrutarlo sin pensar en que el dinero no es suficiente, y que no hay posibilidad de volverse a emplear o emprender un negocio propio.

Es posible asegurar que esos sean los años de mejor calidad de vida financiera, si se cuenta con el tiempo suficiente para planear el retiro. El punto de partida es tener claridad sobre qué mecanismos financieros se utilizarán y cuándo empezará a construir ese capital que le permitirá la pensión deseada.

Es necesario examinar cuales serán las fuentes de ingreso para construir el retiro, entre las cuales están: el fondo de pensiones obligatorias y el fondo de pensiones voluntarias. La primera se refiere a los ahorros que por ley todas las personas deben realizar, y la segunda, es el ahorro voluntario para tener la pensión deseada cuando llegue el momento.

Analice cómo ha sido su comportamiento de ahorro para su pensión durante su etapa productiva. Pregúntese cuánto dinero tiene en su fondo obligatorio y si le será suficiente para un retiro cómodo; en caso de tener un fondo voluntario de pensiones, establezca con su asesor cuál es la brecha pensional (diferencia entre su monto de pensión vs. el monto deseado de pensión).

enero 25
¿Cómo saber qué tan saludable financieramente soy?

En la teoría financiera, el primer precepto de una persona que se preocupa por su salud financiera es aquella que realiza una planeación adecuada de sus finanzas personales. Haciendo una analogía con el trabajo, las personas más eficientes son aquellas que hacen una planeación adecuada de sus tareas, asignando tiempos y priorizando procesos y tareas de acuerdo con el impacto y el avance de los mismos. En este sentido las personas más saludables financieramente son aquellas que mejor planean sus finanzas personales.

Existen seis pasos básicos para lograr una buena planeación financiera: identificar claramente sus ingreso, controlar los gastos y crear un presupuesto, disminuir el nivel de endeudamiento, definir objetivos (establecerles un plazo y prioridad), crear una disciplina de ahorro (un fondo por el equivalente a 6 meses de ingresos, por lo menos) y asesorarse bien, es decir buscar una persona experta con el conocimiento del entorno, con capacidad de estructurar un plan que permita alcanzar sus objetivos.

Una vez alcanzados estos pasos, la persona ha logrado una disciplina de ahorro y podrá definir sus objetivos, dividirlos entre corto, mediano y largo plazo y crear planes específicos para proteger a sus seres queridos, asegurar la educación de sus hijos, establecer un plan de retiro y aprender a invertir en el mercado de capitales.

De acuerdo con la teoría financiera el proceso de planeación financiera y consolidación patrimonial inicia con la formación y creación de capital, luego se da la etapa de crecimiento y aumento patrimonial, seguida de esta debe venir la etapa de preservación de capital y por último la de transferencia patrimonial a las nuevas generaciones.

Para esto es necesario que las personas desarrollen hábitos de ahorro adecuado e inviertan su capital en productos y servicios financieros, que les brinden la seguridad y rentabilidad necesaria para construir un capital semilla, crecerlo, preservarlo y consolidar un patrimonio que garantice su calidad de vida, la de su familia y la de las futuras generaciones.

noviembre 13
Cinco pasos claves para una buena planeación financiera

Hoy son cada vez más los ciudadanos conscientes de la importancia de organizar sus cuentas, cultivar el ahorro, planear el futuro y asegurar los recursos para cumplir sus sueños y metas personales y familiares.

Pero son muchas las dudas todavía en torno a qué es la planeación financiera, cómo debe hacerse y si realmente es efectiva. De acuerdo con el experto en finanzas de la Universidad del Rosario Francisco Cubillos, “la planeación financiera le ayuda a las p​​ersonas a manejar mejor el dinero y cumplir con sus compromisos”.

Pero más allá de los compromisos de corto plazo, como el arriendo, el colegio de los hijos, el transporte y otros; para alcanzar las metas de largo plazo, como tener vivienda, viajar, y garantizar una educación, es importante que desde ya priorice sus necesidades financieras.

Aquí le contamos cómo puede darle orden a sus ingresos, sus gastos, cómo hacer para que la plata le rinda y le quede para asegurar su futuro Identifique sus ingresos.

Es importante que liste los ingresos familiares y tenga conciencia de los descuentos que se le realizan en cada uno de ellos. Identifique aquellos que son variables o que pueden llegar a disminuir.

Una vez tengan claridad sobre sus ingresos y egresos, es importante que se haga preguntas como: ¿podría comer menos por fuera?, ¿por qué sigo pagando esto si no lo utilizo?, y otros interrogantes que le harán pensar en que siempre hay alternativas más económicas, que le ayudarán a tener un saldo a favor.

Controle sus gastos y cree un presupuesto

Haga una lista de todos sus gastos fijos como créditos hipotecarios y de consumo, arriendo, servicios, gasolina, mercado, colegios; y al mismo tiempo estime sus gastos variables, como salidas a comer, entretenimiento, ropa, y demás.

Comience a llevar un control de sus gastos, elabore una lista de estos durante el año y al final de cada mes dedique 30 minutos a examinar la lista, esto le permitirá definir cuáles gastos podrían disminuirse o eliminarse.

Disminuya su endeudamiento Las deudas no le darán un amplio margen de ahorro, por eso haga un uso eficiente de sus tarjetas de crédito, de lo contrario, puede caer en el riesgo de gastar más de lo que tiene y perder el control de sus finanzas.

Además, es importante que tenga conciencia de que entre mayor sea el plazo para pagar sus compras de tarjeta de crédito, mayores serán los intereses que tendrá que pagar.

1 - 10Siguiente
Acerca de este blog
No, en realidad esta no es mi foto. Todavía no actualicé esta sección. Sin embargo, es bueno saber que alguien está leyendo cada palabra. ¡Gracias!